“Ese animal marino, leviatán,

al que Dios, entre todas sus obras,

creó como la más enorme de todas las criaturas

que surcan las corrientes oceánicas”.

 

El paraíso perdido

John Milton